Traducciones técnicas ¿Por qué acudir a un traductor profesional?

Traducciones técnicas ¿Por qué acudir a un traductor profesional?

Las traducciones técnicas y científicas se emplean para interpretar, por ejemplo, aplicaciones software, instrucciones de medicamentos, libros de investigación, documentación financiera, informes de ingeniería, manuales tecnológicos y cualquier tipo de documento que requiera conocimientos específicos sobre vocabulario técnico.

Hay que tomar en cuenta que aunque tengamos conocimiento de otros idiomas es preferible contar con un profesional, porque tomará en cuenta ciertos detalles que se nos pueden escapar, como a quién va dirigido el documento en cuestión: expertos del sector, alumnos, empresarios, público en general, etc, lo cual influirá enormemente en el lenguaje utilizado.

Por este motivo, es preciso contar con alguien que no sólo domine el idioma, sino que también conozca el sector a tratar. En otras palabras, deberías contar con los servicios de alguien diplomado o licenciado universitario en Traducción e Interpretación y con formación complementaria en alguna otra área técnica. Además, si cuentas con los servicios de una empresa de traducción, fíjate si tiene alguna certificación externa como la ISO 17100: una norma de calidad para los servicios de traducción.  

Así mismo, existen casos especiales en donde la figura del traductor es fundamental, como en el caso de las traducciones juradas oficiales, las cuales se caracterizan porque necesitan una firma y sello del profesional, acreditada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. De acuerdo con la ley vigente en España, todos los documentos que no estén escritos en lengua castellana y, que tengan que sufrir un efecto legal en este país, deberán contar con la correspondiente Traducción Jurada.  

Otros beneficios de contar con un traductor profesional

En primer lugar, un intérprete con experiencia evitará traducir literalmente cada palabra, ya que tomará en cuenta otras dimensiones del lenguaje: lo que decimos y cómo lo decimos. También, identificará y corregirá errores ortográficos y gramaticales, lo que supone una medida preventiva para evitar tirar documentos, folletos, material publicitario, productos, etc. Por último, supone un ahorro de tiempo para muchos trabajadores, porque no tendrán que realizar traducciones en horas de trabajo dejando de lado otras tareas prioritarias. Para una empresa, por ejemplo, es fundamental cuidar esos detalles que pueden dañar su imagen o causarle pérdidas económicas.

Por citar un ejemplo, la Comunidad de Madrid realizó en 2017 una campaña contra los robos en el transporte público y utilizó el mensaje “do not get dropped”, que significa “no te dejes manosear”, sin tomar en cuenta que en inglés tiene una connotación sexual. Entendemos que el propósito fue traducir la frase “no te dejes meter mano” que utilizaron en la misma campaña, pero en castellano. Este fue un error muy criticado, porque muchos lo vieron como un juego de palabras que culpabilizaba a las mujeres de la violencia sexual.

Por todo esto, te recomendamos considerar y valorar el trabajo de un traductor profesional. De esta forma, no te llevarás sorpresas.

Author: Linguavox

944 943 771